Acceso usuarios 21 de marzo de 2019 
Nombre   Clave   Regístrate aquí
¿Olvidaste tu clave?
Inicio
El Colegio
Ventanilla Única
Carta de Servicios
Colegiación
La Profesión
Formación
Publicaciones
Ejercicio Libre
Legislación
Boletín Informativo
Contacto


   Noticias del Colegio

  EAPN-A SE UNE AL RESTO DE ORGANIZACIONES SOCIALES QUE ALERTAN DEL RIESGO DE DESAPARICIÓN DE LAS OBRAS SOCIALES DE LAS CAJAS DE AHORROS

Las cuatro principales plataformas de organizaciones sociales, como son la Plataforma de ONG de Acción Social (POAS), la Plataforma de Voluntariado en España (PVE), la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), aprobaron el pasado martes día 8 de febrero un manifiesto en el que alertan del riesgo de desaparición de las obras sociales de las cajas de ahorros y de lo que ello supondría para la ciudadanía.

Los máximos responsables de estas entidades mostraron su disconformidad con el actual proceso de definición del nuevo marco financiero español, que puede suponer la desaparición de uno de los principales resortes financieros con los que cuentan las ONG para la prestación de servicios a la sociedad, de acuerdo con el documento, que cuenta con el apoyo de la Fundación ONCE.

Desde la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en Andalucía (EAPN-A) queremos comunicar nuestra preocupación por esta situación y evidenciar nuestro apoyo a este manifiesto respaldado por las plataformas mencionadas.

MANIFIESTO (POAS, PVE, EAPN-ES, CERMI)

El tercer sector de acción social se opone a la ‘bancarización' de las cajas de ahorros

Las cajas de ahorro han jugado un papel histórico como entidades con una finalidad de apoyo al desarrollo social

En los últimos años estas entidades se han embarcado en aventuras financieras que han hecho peligrar su viabilidad y continuidad

 

Si esto sucediera, millones de personas se verán perjudicadas y la exclusión financiera será aún más profunda

(7 de febrero de 2011) La Plataforma de ONG de Acción Social (POAS), la Plataforma de Voluntariado de España (PVE), la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión social en el Estado español (EAPN-ES) y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) muestran su rechazo a la propuesta de ‘bancarización' de las cajas de ahorros españolas. Las actividades y centros de las obras sociales dan empleo a más de 40.000 personas en España y contribuyen de manera nítida al bienestar de las personas más vulnerables. Los 2.058 millones de euros que las cajas destinan a proyectos sociales son garantía para la construcción de una sociedad más justa y cohesionada.

En tiempos de crisis, es necesario erradicar los factores distorsionadores y, más que nunca, promover un relanzamiento y la profundización de la misión social de las cajas, adaptada a las circunstancias actuales. La falta de transparencia, de control social y, en general, de una gestión orientada por la mejora continua de la calidad han sido factores que han potenciado la desviación de los objetivos iniciales de las cajas de ahorros. En este sentido, las entidades del Tercer Sector de Acción Social estamos dispuestas a jugar un rol de apoyo y supervisión que reorienten de nuevo su acción hacia la mejora del bienestar de todas las personas.

Se han previsto 580 millones de euros directamente para programas de lucha contra la exclusión en 2011. Con este y otros datos, las cajas españolas se sitúan a la cabeza de la inversión social privada en el mundo. Por tanto, las entidades del Tercer Sector de Acción Social no podemos permitir que se ‘bancaricen' las cajas y se transformen en entidades dirigidas a obtener lucro para su accionistas, abandonando la misión social por la que fueron creadas.

 

 

ARGUMENTARIO POSICIONAMIENTO EN CONTRA DE LA REFORMA DE LAS CAJAS DE AHORRO, DESDE LA PERSPECTIVA DE LAS ENTIDADES DEL TERCER SECTOR DE ACCIÓN SOCIAL.

MENSAJE CLAVE

La reforma de las Cajas de Ahorro es inaceptable, tanto desde una perspectiva económica y financiera democrática y plural, como desde una perspectiva cívica, social y nacional de futuro.

SE HA RESUELTO UN CAMBIO FUNDAMENTAL POR LA VÍA DEL DECRETO‐LEY, SIN DEBATE PREVIO, NI CÍVICO NI SOCIAL. La publicación del Real Decreto Ley 11/2010, de 9 de julio, de órganos de gobierno y otros aspectos del régimen jurídico de las cajas de ahorros, se ha hecho sin previo debate cívico y social, y sin debate parlamentario, a pesar de que se introducen cambios muy importantes, como son la transformación bancaria de las cajas, la privatización de sus recursos, la centralización de la supervisión y el debilitamiento de la obra social.

EXISTE UNA HISTORIA DE CASI DOS SIGLOS DE AHORRO POPULAR Y LABOR SOCIAL QUE SE INTERRUMPE ARBITRARIAMENTE. Los Pósitos son los precursores de los Montes de Piedad. Aparecen durante el Antiguo Régimen, teniendo lugar su impulso durante los siglos XVII y XVIII. Su principal cometido era hacer acopio de grano (principalmente de trigo y centeno) para prestárselos a los labradores, en épocas de escasez, con réditos moderados. El primer establecimiento implantado en España fue el Monte de Piedad de Madrid, iniciado por el Capellán del Convento de las Descalzas Reales de Madrid, Francisco de Piquer y Rodilla, en 1702, cuyas oficinas se abrieron el 1 de mayo de 1724. El 1 de enero de 1750, se funda el "Monte de Piedad Nuestra Señora de la Esperanza". Posteriormente, la idea de promover Cajas de Ahorros comienza en el trienio liberal (1820‐1823) y en Madrid se funda una Caja de Ahorros (Caja Madrid) en 1838. Las cajas de ahorros españolas nacen casi siempre ligadas a los Montes de Piedad anteriores o creadas al mismo tiempo. Sus principales objetivos desde entonces eran conducir el ahorro popular hacia la inversión y realizar una labor social en sus respectivos ámbitos territoriales.

EL GOBIERNO NO HA TENIDO EN CUENTA LOS PERJUICIOS QUE VA A CAUSAR A MILLONES DE PERSONAS BENEFICIARIAS DE SUS PROYECTOS SOCIALES. Las cajas de ahorro cumplen una misión social fundamental en la lucha contra la pobreza y a favor de la inclusión social. Por lo tanto, esta desnaturalización de su misión afecta a aspectos financieros, pero también perjudica a millones de beneficiarios de sus proyectos sociales.

LAS CAJAS TIENEN UNA MISIÓN SOCIAL OBLIGATORIA, POR LEY. Las cajas de ahorro están obligadas a destinar sus beneficios anuales a reforzar su solvencia y futuro económico ‐lo que comúnmente se conoce como "reserva"‐ y a atender las necesidades sociales ‐dinero para obra social‐. En cuanto a las cantidades que se deben aportar, legalmente tienen que destinar, como mínimo, el 50% de su excedente a reservas obligatorias para asegurar su liquidez presente y futura; el resto debe estar dedicado, sin excepción, a su obra social, que puede extenderse a campos tan variados como la conservación del patrimonio histórico y artístico, las

ayudas a grupos sociales desfavorecidos, la cultura, el deporte, etc. Las acciones sociales que hagan los bancos, en cambio, son discrecionales y dependen de sus estrategias de responsabilidad social corporativa.1

ESTA MISIÓN TIENE 4 COMPONENTES: Cultura y tiempo libre, Asistencia social y sanitaria, Educación e investigación, y Patrimonio histórico, artístico y natural. Las actuaciones de carácter cultural, si bien siguen constituyendo la mayor parte de las actividades financiadas, han perdido cierta importancia como consecuencia de la intervención de las Administraciones Públicas y la consiguiente dotación de infraestructuras en este campo. La complementariedad de actuaciones entre cajas de ahorros y poderes públicos se evidencia especialmente en las partidas de atención social (entre un 33% y un 82% según las entidades).2

UN ESTUDIO DE 2007 CALCULÓ QUE CADA ESPAÑOL RECIBE MÁS DE 40 EUROS ANUALES COMO "DEVOLUCIÓN" DE LOS DIVIDENDOS, A TRAVÉS DE LA OBRA SOCIAL. Según un estudio elaborado por la Confederación Española de Cajas de Ahorros, en colaboración con PriceWaterHouseCoopers, en 2007 la cifra que se destinó a esta tarea fue de 1.824 millones de euros. De esta forma, cada español recibió de la obra social de las cajas algo más de 40 euros, frente a los 27 que ‐según el informe‐ se recibían en el año 2003. Más de 128,5 millones de beneficiarios en todo el mundo sacaron provecho de esa inversión a través de alguna de las 176.563 actividades desarrolladas en aquel ejercicio.

EN TORNO AL 10% DE LOS CLIENTES FINANCIEROS ELIGE A LAS CAJAS POR SU IMAGEN Y OTRO 23% LO HACE POR TRADICIÓN Y COSTUMBRE. Dentro de esa imagen y tradición está, sin duda, la de contar con una entidad que tiene una naturaleza social; según datos de 2009, del estudio FRS‐ Grupo Inmark / CECA, "Comportamiento financiero de los particulares España".3 Es tal la relevancia de la obra social que se ha afirmado que constituye la principal seña de identidad de las cajas de ahorros.4 Es decir, que hay clientes que establecen preferencias por razones éticas, que son los que se dirigen hacia las cajas de ahorro.

1 Frente a esto, los bancos son entidades con ánimo de lucro y, como tales, tienen legítimo derecho a repartir sus beneficios entre sus accionistas al término del ejercicio económico o a invertirlos en lo que ellos consideren oportuno.

2 López Iturriaga, Félix et al (2007)La obra social de las cajas de ahorros: un análisis exploratorio", Universia Bussiness Review, segundo trimestre, http://ubr.universia.net/pdfs/UBR0022007084.pdf

3 http://www.gref.org/nuevo/docs/informe_formacion_particulares_gref_oct09.pdf

4 Castelló Muñoz, E. (2003): "La obra social en la singladura de las cajas de ahorros del siglo XXI".Economistas, nº 98, pág. 206‐218


Volver
     

Mapa del Sitio Mapa del Sitio Mandar e-mail